<span>Castellano</span><span>English</span><span>Valenci&#224;</span>
CENTRE DE RECURSOS TECNOLÒGICS DE L'AUDIOVISUAL VALENCIÀ
Portal per al sector audiovisual
 
El cine se digitaliza, pero con resistencia
Hollywood está inmerso en un debate que enfrenta a los escuderos de la tradicional cámara de cinta de 35 milímetros con aquellos encantados por la serpiente digital; resistencia de productores y realizadores al cambio
dilluns, 31 de juliol de 2006
Cada fin de semana a lo largo del verano, películas de alto presupuesto compiten por el dominio de la taquilla. En los estudios de filmación, se está desarrollando una especie de concurso más tranquilo a medida que una cierta cantidad de compañías intentan que sus cámaras digitales de cine sean utilizadas para capturar la acción, en reemplazo de la tradicional cámara de cinta de 35 milímetros.

La mayoría de los lanzamientos más destacados de esta temporada han confiado en las cámaras digitales de cine, incluso " Superman Regresa " (Warner Brothers), "Click" (Sony Pictures) y "Miami Vice" (Universal Pictures).

Pero mientras que durante mucho tiempo se predijo el cambio a la filmación digital, estas compañías encuentran un grado inusual de resistencia por parte de los productores, directores y cinematógrafos. La mayoría de los largometrajes aún se filman con cámaras de cinta y algunos directores de renombre, incluyendo a Steven Spielberg (wiki) y M. Night Shyamalan, han expresado su intención de continuar filmando de la manera tradicional.

"Quienes están involucrados en largometrajes de alto presupuesto generalmente se muestran reacios al riesgo," dijo Marker Karahadian, el presidente de Plus8 Digital , una compañía ubicada en Burbank, California, que alquila cámaras digitales. "Las demoras son muy costosas cuando se tiene estrellas en el estudio, y eso no significa una innovación." La compañía de Karahadian suministró seis cámaras digitales fabricadas por Thomson Grass Valley para "Miami Vice".

A diferencia del mercado para consumidores de fotografía digital, el mercado para cámaras digitales de cine profesional es relativamente pequeño: los estudios norteamericanos más importantes lanzaron sólo 194 películas en el año 2005, de acuerdo con la Motion Picture Association of America . Y mientras Panavision y Thomson Grass Valley, ambos situados en California, han sido los pioneros, hay muchas cámaras nuevas en camino fabricadas por compañías con trayectoria, como el Grupo Alemán ARRI y una empresa emergente, Red Digital Cinema .

En los orígenes. La cinematografía digital apareció por primera vez como un punto débil en el radar de Hollywood en 1999, cuando George Lucas anunció sus planes de filmar " Star Wars: Episodio II (sitio oficial) " con una nueva clase de cámara digital adaptada a partir de las cámaras de televisión de Sony Electronics que se utilizaban para los noticieros. El experimento de Lucas, lanzado en 2002, convenció a unos pocos directores para que se involucraran en el tema de las cámaras digitales, pero recién este año comenzó a crecer la lista de películas que utilizan la fotografía digital.

"Hemos alcanzado lo que en cinco años tal vez se denomine un punto de inflexión en el uso de las cámaras digitales," dijo Curtis Clark, un cinematógrafo que se desempeña como presidente del comité de tecnología de la Sociedad Estadounidense de Cinematógrafos.

Los fabricantes han promocionado el potencial ahorro en los costos de la nueva tecnología. Las cámaras digitales eliminan la necesidad de comprar y revelar la cinta, así como la necesidad posterior de escanear dicha cinta en una computadora, agregar los efectos digitales especiales o ajustar el color. Robert L. Beitcher, director ejecutivo de Panavision, estima que aun cuando el alquiler de la cámara digital Genesis, de su compañía, a una tarifa normal de alrededor de 3.000 dólares por día, es casi dos veces más costoso que alquilar una cámara de cinta, ellos ayudan a ahorrar alrededor de 600.000 dólares en costos y procesamiento de la cinta en un largometraje de alto presupuesto.

Sin embargo, los productores y cinematógrafos dicen que la reducción de los presupuestos de producción no es la motivación principal para cambiar por la filmación digital de películas.

"Ahorra algo de dinero, pero esa no fue la fuerza impulsora," señaló Dean Devlin, el productor de " Flyboys (IMDB) ", una película de 60 millones de dólares sobre la Primera Guerra Mundial que utilizó la cámara Genesis.

En cambio, Devlin dijo que la ventaja principal era la capacidad para filmar durante casi una hora secuencias de combate aéreo con la cámara montada en una réplica de un biplano o en un helicóptero y conectada a una plataforma de grabación digital. Tony Bill, el director de la película, estimó que una cámara de cinta se hubiera limitado a filmar tomas de tal vez cinco minutos de duración antes de que fuera necesario recargar la cinta.

¿Lo viejo o lo nuevo? Otros se están dejando atraer por las cámaras digitales debido a sus calidades estéticas. Dion Beebe, el cinematógrafo de "Miami Vice," dijo que él y el director, Michael Mann, eligieron una cámara de Thomson Grass Valley denominada Viper con el propósito de crear una imagen particular para la película.

"Utilizamos la sorprendente profundidad de campo de la cámara Viper," dijo Beebe. "Se ve claramente desde dos pulgadas al infinito."

Sin embargo, Beebe dice que las cámaras de cinta aún son superiores a sus hermanas digitales debido a que capturan el brillo de la luz solar de una manera más matizada, y otros cinematógrafos reconocen que las cámaras digitales no tienen la resolución que se encuentra en la cinta.

Dean Semler, quien filmó "Click" y "Apocalypto," una película Maya, histórica y de aventuras, dirigida por Mel Gibson, afirmó que quedó impresionado por la sensibilidad de la cámara Panavision en situaciones de poca luz, cuando se encontraba en la jungla mexicana. Algunos cinematógrafos quizás esperen la llegada de las cámaras digitales de alta resolución, dijo Semler, pero también agregó: "Estoy viendo mis imágenes y no importa. Considero que se ven fabulosas en la pantalla".

Aun así, los ejecutivos de Panavision y Thomson Grass Valley no esperan una abrupta caída del celuloide. El grueso de los 233 millones de dólares en ingresos de Panavision, en 2005, surgió del alquiler de cámaras de cinta y accesorios para productores de cine y televisión. Panavision no vende sus cámaras. (La compañía está controlada por el inversionista Ronald O. Perelman, quien está negociando su privatización, según dijo Beitcher, el director ejecutivo.)

"Tenemos 1.000 cámaras de cinta en nuestro depósito y esperamos alquilarlas durante un largo tiempo," afirmó Beitcher.

Thomson Grass Valley es una división de Thomson, la compañía de productos y servicios para medios con base francesa y es "hermana" corporativa de Technicolor, que produce cintas para cinematografía.

"No es nuestra tarea presionar al mercado," dijo Mark Chiolis, gerente principal de marketing de Thomson Grass Valley. "Nuestro trabajo es suministrar conjuntos de herramientas para que el mercado escoja. Si le gusta la imagen de la cinta, que filme con cinta." Asimismo, Thomson Grass Valley y Panavision se enfrentan a la competencia por las nuevas cámaras digitales para cine, algunas de las cuales se venden a precios mucho más bajos. Red Digital Cinema, fundada por Jim Jannard, un multimillonario que dio inicio a la compañía de anteojos de sol Oakley, está desarrollando una cámara digital de mayor resolución que venderá a 17.500 dólares.

"Por el costo de unos pocos días de alquiler de sus productos, usted puede adquirir nuestros productos," dijo Ted Schilowitz, un ejecutivo de Red Digital.

Karahadian, el empresario dedicado al alquiler de cámaras, tiene pedidas cinco cámaras de Red Digital. Complicar el mercado de cámaras digitales, dice, es su camino más rápido a la obsolescencia y al reducido mercado del largometraje y la televisión en Hollywood, que no tolera la rentabilidad de los grandes volúmenes de fabricación.

Pero compañías como Panavision, que fue fundada en 1953 y que suministró lentes para películas como "Lawrence de Arabia" y "Ben-Hur," tal vez no tengan otra opción que arremeter en las rápidas aguas de la competencia digital.

"No prevemos desarrollar o fabricar una nueva cámara de cinta," dijo Beitcher.
 
 
© 2020 AIDO